Así es, pese a que la relevancia de Internet en una sociedad hiperconectada aumenta en todos los ámbitos de actividad, y los beneficios que puede reportar su adecuada utilización en un sector con las características del hotelero son especialmente reseñables, encontramos muchos ejemplos de establecimientos en los que una visita a su web desalienta la posible visita del huésped.

La página web de un hotel es la principal tarjeta de presentación ante los futuros huéspedes. Conviene prestarla atención si queremos crear y mantener una buena imagen, generar confianza y aumentar las reservas directas.

Los gerentes de hotel han de ponerse en el lugar del usuario de su web. ¿De verdad se alojaría en él si al acceder a la web se topa con imágenes pequeñas o pixeladas, las tarifas de 2011 o un fondo de color chirriante? Una adecuada usabilidad en la navegación asegura una buena experiencia de navegación a los usuarios, a los que predispone a hacerla extensiva durante su estancia en el hotel.

Aunque no existe un manual para hacer la web perfecta, sí pueden extraerse algunos elementos comunes en aquellas webs cuyos diseños son más reconocidos:

VALORES CORPORATIVOS

El diseño de la web debe estar en consonancia con los valores e identidad del hotel. Mediante los colores, las fotos o el tipo de letra utilizado se puede plasmar la personalidad del establecimiento y transmitir los principales atributos que el cliente va a encontrar si decide visitarlo (diversión, exclusividad, limpieza, comodidad…)

DISEÑO VISUAL E INTERACTIVO

El diseño ha de ser capaz de reflejar las señas de identidad del hotel, con personalidad propia, que logre captar la atención del usuario. Debe apoyarse en lo visual, con imágenes de calidad a pantalla completa y vídeos que lo seduzcan (evidentemente fieles a la realidad). Los textos, mejor breves y concisos.

¡Ah! y teniendo en cuenta que tus clientes pueden venir de cualquier parte del mundo, conviene que además de en español estén, al menos, en inglés. También es importante que promueva la interacción, con llamadas a la acción como suscribirse al newsletter, que esté integrado en las redes sociales, que invite a pulsar para ver un vídeo o participar en un cuestionario, etc.

DISEÑO RESPONSIVE

Los móviles cada vez ganan más terreno a los PC. Por eso, es fundamental un diseño web responsive al que se pueda acceder desde cualquier lugar y en cualquier momento, preparado y adaptado para todo tipo de dispositivos con conexión a Internet.

CARGA RÁPIDA

Hay que minimizar los tiempos de espera. No se puede hacer perder el tiempo al usuario, que precisamente para eso utiliza los soportes móviles.

Según las estadísticas, si la web no se carga en 3 segundos, más de la mitad de los usuarios abandonará la web. Esto además afectará a la imagen de la marca.

AÑADIR UN BLOG

Contar con un blog con contenidos actuales e interesantes es también una buena idea. Se puede alimentar con información muy diversa acerca de servicios novedosos o en promoción del hotel, información sobre los restaurantes de la zona o los atractivos turísticos.

Es una forma de mostrar que te preocupa la estancia de tu huésped más allá de las puertas del hotel y contribuirá a incrementar la confianza.

MOTOR DE RESERVAS

Desde la web de tu hotel ha de ser posible reservar habitaciones y contratar servicios extras. Hay que facilitar las cosas y economizar tiempo a los clientes. Lo ideal es que no tengan que coger el teléfono para completar su reserva ni hacerla desde otros canales web externos, que además suponen un mayor coste.

El motor de reservas ha de colocarse en un lugar destacado, que sea visible en todo momento de la navegación y sencillo de usar.

Vista ya la parte teórica, te dejamos algunos ejemplos de webs diseñadas por el equipo de Hotel Manager que cumpliríangran parte de las recomendaciones de este post:

Araguaney Gran Hotel de Santiago de Compostela.
Posada del Dragón de Madrid

>> ¿Quieres que hagamos un diagnóstico del diseño y la usabilidad de tu web? Mándanos un correo con la solicitud a software@hotelmanager.es