A modo de continuación del post del pasado jueves en el que hacíamos una radiografía de los diferentes segmentos de clientes y las soluciones tecnológicas más usadas por cada uno de ellos, esta semana hemos querido analizar los nuevos hábitos de consumo del huésped en viaje de negocio, cuáles son sus necesidades y qué tendencias en viajes corporativos se vislumbran en el corto plazo.

Tendencias hoteleras enfocadas en el cliente de empresa

 

Los desplazamientos profesionales conforman un mercado muy atractivo para los hoteles urbanos. Se trata de un segmento repetidor y que contribuye a paliar la estacionalidad del negocio hotelero, así que merece la pena analizar sus costumbres y necesidades para poder ofrecer un servicio satisfactorio.

El sector MICE ha sufrido varios años de crecimiento congelado debido a los recortes de empresa que trajo la crisis. Pero parece ser que el optimismo económico del último año también ha contagiado a los travel managers de grandes y medianas compañías y que ya se atisban brotes de recuperación. Si bien es cierto que, previsiblemente, no va a ser el segmento que pueda permitirse un mayor incremento de precios, los ingresos por servicios adicionales (ancillaries) abren una buena oportunidad para mejorar el revenue del hotel. Revisar y renovar la oferta dirigida a este target resulta imprescindible para lograr este objetivo.

Así lo están haciendo ya las grandes cadenas hoteleras, a través de sus programas de fidelización. La personalización de los servicios ofrecidos al cliente es un recurso muy valioso y la tecnología móvil ofrece funcionalidades muy efectivas y rentables.

Una tendencia digna de ser analizada y considerada por los hoteleros es el bleisure, que básicamente consiste en combinar ratos de ocio y negocio en una misma escapada, lo que puede traducirse en la ampliación de los días de estancia al fin de semana, una mayor rentabilidad por habitación y en la demanda de servicios más variados.

Tecnología

Hasta la fecha las agencias de viajes e intermediarios han facilitado la vida a las empresas, pero conforme los grupos hoteleros han ido automatizando sus procesos e incorporando soluciones tecnológicas que permiten una mayor flexibilidad y personalización de la oferta y del trato ofrecido al cliente de empresa, los intermediarios han ido viendo cómo se reduce su valor agregado. La mensajería móvil e instantánea y los chats bots están acostumbrando al viajero a una respuesta prácticamente inmediata de sus consultas y solicitudes presupuestarias. Son funcionalidades que, bien integradas en las webs hoteleras o a través de apps de hotel, ayudan a ganar reservas directas.

El siguiente paso a la reserva es el registro del huésped. Los hoteles que por ejemplo ya están trabajando con la app hotelera desarrollada por HotelManager afirman que el cliente de empresa agradece mucho la posibilidad de poder identificar al viajero y hacer check in de forma anticipada, desde un teléfono móvil y en menos de dos minutos.

Otras soluciones tecnológicas que contribuyen a mejorar la experiencia del huésped en viaje de negocios tienen que ver con los medios de pagos móviles y contactless, así como con la integración de plataformas de pago que automaticen y centralicen los procesos de reserva, pago, consulta y liquidación de gastos (hoteleros y extrahoteleros)  y generación de facturas.

Ampliación de servicios

En lo referente a los servicios que demandarán los clientes de empresa, hay clásicos como el servicio de lavandería o el transporte al aeropuerto que siguen demandándose. Las estancias de negocio ampliadas a ocio – el bleisure del que hablábamos antes- amplían las posibilidades de los servicios de spa y wellness, pues el viajero aprovecha el final de la jornada laboral para recargar pilas antes de volver a la rutina. Al tener más tiempo libre durante el viaje, querrá además ir a un buen restaurante, asistir a algún espectáculo, ver algún museo, o ir de compras y aquí es donde entra el papel del conserje virtual o de la funcionalidad de recomendación personalizada de visitas de ocio y cultura de la app del alojamiento.

Instalaciones y equipamiento

En cuanto al equipamiento que espera encontrar el nuevo viajero de negocios en un hotel, lo más relevante es poder ofrecer una buena conexión wifi sin coste adicional, tanto en habitaciones como en espacios comunes. Estos deben ser acogedores y polivalentes, en la línea de las últimas tendencias en espacios de trabajo, diáfanos y preparados para tomarse un café, trabajar con el portátil y poder conectar sin problemas los distintos dispositivos electrónicos o mantener una reunión con un cliente si se da el caso.