HotelManager: ¿Cómo hacer más rentable un desayuno buffet que va incluido en el precio de la habitación?

  • Daniel Agar:

Con el desayuno, o con cualquier otro servicio incluido en el precio del alojamiento, lo que hay que hacer es calcular bien el desglose del coste por persona del servicio, de modo que sea rentable. Es decir, hay que valorar la rentabilidad del desayuno y no solo de la venta de la habitación. Esto suena muy lógico, pero en el todo incluido los desgloses se calculan de forma muy diferente.  

Lo que no puede ser es vender pensión completa sin haber analizado bien los costes de cada servicio, porque al final la falta de rentabilidad penaliza al restaurante, ya sea en beneficios obtenidos o en la calidad que se ofrece al comensal.

HotelManager: Y hablando de desayunos de hotel… ¿Es compatible obtener un buen  REvPASH con dar de desayunar al huésped a cualquier hora? ¿Cómo hacer un desayuno sin límite de hora rentable? ¿Qué alternativas hay?

  • Daniel Agar:

La clave está en analizar bien las características y datos recogidos en cada punto de venta. No es lo mismo dar desayunar a un cliente corporativo que a uno de ocio. Hay que adaptar los desayunos a las necesidades de la clientela.

Tener una cafetería abierta de 12 de la mañana a 9 de la noche para vender dos cafés no es rentable. Pero hay otras fórmulas… Hay cadenas que ya hace años pusieron en marcha el servicio de café de cortesía en el lobby u otro espacio común del hotel, con café, té, pastas, croissants y frutas a disposición del cliente las 24 horas. De este modo, estás ofreciendo el servicio sin tener que contar con un camarero preparando los cafés y los costes del servicio para el hotel se reducen.

HotelManager: ¿Alguna apreciación bajo tu experiencia profesional acerca de por qué los restaurantes de los hoteles no suelen lograr la ocupación total? ¿Qué se puede mejorar?

  • Daniel Agar:

Conseguir el 100% de ocupación es imposible en cualquier negocio, ya sea restauración, hoteles, trenes, aviones, etc. Lo que sí podemos hacer es gestionar mejor nuestro inventario y adaptarlo al patrón de comportamiento de nuestros clientes.

Para conseguir una mayor ocupación, hay que adaptar el horario de apertura y el servicio al comportamiento del cliente. Abrir cuando hay que abrir y no hacerlo si no es rentable para el hotel.

Por ejemplo, hay algunos hoteles en la costa que abren seis meses y cierran el resto del año. De esa forma sí es factible alcanzar una mejor ocupación. 

En definitiva, los hoteles pueden mejorar en términos de gestión del restaurante y del concepto gastronómico que ofrecen, como decíamos antes.

Sigue leyendo en página 3