La capacidad que tiene un restaurante integrado en un hotel para mejorar el Retorno de la Inversión (ROI) del negocio se potencia en las Navidades, cuando familias, grupos de amigos y empresas celebran cenas multitudinarias, que exigen unas instalaciones espaciosas y cuidadas y un servicio impecable, a la altura de esta importante cita anual.

Muchos hoteles hacen su particular “agosto” gracias a la facturación de su restaurante en pleno mes de diciembre. En el post de esta semana analizamos cuáles son las claves del éxito en la gestión de la oferta de los restaurantes de hotel en la temporada navideña y cómo estos pueden mejorar notablemente la rentabilidad del hotel.

 

1. Anticipación

Sobre todo en el caso de las empresas, lo más habitual es que se empiece a buscar un lugar donde cenar meses antes de la Navidad. Demorar la reserva es un riesgo demasiado alto, sobre todo para aquellas empresas con muchos empleados. Por ese motivo, es una buena idea tener una estrategia comercial y paquetes específicos para este segmento disponibles durante todo el año.

Por supuesto, mejor que esperar a que las empresas llamen, es tirar de clientes de años anteriores y proponerles un plan diferente y ajustado a sus necesidades a mitad del año el curso. Si su experiencia fue buena y se les propone algo novedoso a un presupuesto similar puede ser que decidan repetir. Los organizadores de estas cenas multitudinarias se juegan mucho con estos eventos, por lo que muchos preferirán decantarse por opciones conocidas, que hayan gustado en el pasado a los asistentes, aunque introduciendo alguna variación.

 

2. Planificación

Los eventos y cenas con muchos comensales no dejan de ser ocasiones especiales que exigen una planificación detallada, contratación de más personal de sala, ayudantes de cocina, etc. Según Adecco, la hostelería y la restauración verán crecer un 15% sus contrataciones entre los meses de diciembre y enero, frente al mismo periodo de 2015, especialmente para cubrir puestos de camareros, cocineros, camareros de pisos, ayudas y personal de office. Todo ello implica más trabajo y esfuerzo extra en planificación y gestión del personal. Los hoteles que cuentan con un departamento de eventos en activo durante todo el año encontrarán menos dificultades que aquellos que suelen concentrar las cenas de grupos en la temporada navideña.

Mención aparte merece el capítulo de la promoción online. Palabras clave como cena de empresa Navidad disparan sus precios desde el mes de octubre, por lo que aparecer en una buena posición en los resultados de búsquedas no está al alcance de todos los hoteles. Ante esto, nuestro consejo es recurrir a otras estrategias de posicionamiento natural como generar contenidos específicos en el blog de la web del hotel, publicar los paquetes navideños con la suficiente antelación, reservar un presupuesto para promocionar los menús y opciones de cenas en las redes sociales, programar emailings de temporada, enviar ofertas vía sms, etc.

3. Diferenciación

Un restaurante de hotel competirá en esta temporada con otros restaurantes de hoteles y con restaurantes independientes. Y aunque es cierto que encontrar fechas disponibles para reservas de muchas personas en grandes capitales que concentran un gran número de empresas como Madrid, Barcelona y Bilbao puede ser una tarea difícil, lo cierto es que la oferta no deja de restauración en nuestro país no deja de crecer y de diversificarse. ¿Quién pensaba hace años que sería posible alquilar un mercado completo reformado para que los empleados de una empresa puedan beneficiarse de una noche de barra libre de comida y bebidas en diferentes puestos gourmet?

Contar con un chef de renombre ayuda, pero no hay nada que no se pueda conseguir con un suculento menú navideño bien promocionado. Hay que considerar además que el entramado empresarial de nuestro país se compone, mayoritariamente, de pymes, por lo que muchos hoteles con instalaciones más reducidas pueden dirigirse a este target sin miedo a que la situación se les escape de las manos.

Sorprender a los asistentes con algún detalle personalizado para la empresa cliente puede ser también una buena idea.

Foto http://www.lagordidelascupcakes.com/

Foto lagordidelascupcakes.com

4. Excelencia en el servicio

La calidad de los menús se presupone y lo que el cliente de empresa espera va más allá, por eso es importante cuidar la decoración de la sala y ambientación del evento. Lo más recomendable es preguntarle al cliente qué tiene en mente y tratar de adecuarse a sus preferencias en cuanto a hilo musical, distribución de mesas y asignación de asientos, etc. Además, hay que advertir al servicio de sala que estas fechas son un tanto especiales y exigen en muchas ocasiones una dosis extra de paciencia y flexibilidad con los clientes.

5 Fidelización

Aplicar beneficios a empresas repetidoras puede ser un buen reclamo, pero hay otras opciones como repartir entre los asistentes, bajo el consentimiento de los organizadores del evento, cupones descuento de estancia en el hotel, para tomarse una copa en el bar del hotel o para cenar en otra ocasión en el restaurante

Algunos de nuestros clientes que ya cuentan con una app ya ofrecen a los asistentes a los eventos que celebran en sus instalaciones descargarse la app del hotel para obtener ofertas y ventajas adicionales, recomendaciones de visitas en la ciudad, etc.

Aparte de estas opciones, está claro que ofrecer una cocina de calidad y un servicio atento y personalizado son las mejores armas de fidelización del cliente navideño.