Ya hemos analizado en anteriores entradas los beneficios que supone para un hotel contar con un blog propio tanto para mejorar el posicionamiento online de la web como para facilitar un mayor engagement y fidelización del cliente, reforzar el branding del negocio y diferenciarse en un sector altamente competitivo.

En el sector de la hospitalidad, más que en ningún otro, el objetivo de cualquier acción de marketing o comunicación es esencialmente lograr un diálogo fluido con el cliente, obtener información acerca de sus preferencias y feedback sobre su experiencia como huésped. Esa información tan valiosa se logra a partir de un enfoque estratégico integral, que engloba muchas acciones que tienen ver con la relación del cliente, ya sean online u offline. Lo más común es recibir feedback de un cliente cuando éste ha tenido algún problema durante su estancia.

No son tantos los clientes que de primeras se animan a aportar o a compartir públicamente comentarios positivos o a dar detalles de sus hábitos de viaje. Ganarse su confianza resulta clave para lograr una comunicación más fluida y, para ello, nada mejor que dar en el clavo con el tono y los contenidos que esperan recibir por parte de un hotel. Al final, todo se reduce a hablar un mismo idioma y ganarse la atención del receptor.

No hay una fórmula encorsetada o milagrosa para lograr un blog que reciba muchas visitas o con una alta participación de usuarios. Conocer tu público objetivo ayudará mucho sobre todo en una primera fase de programación de contenidos, pero tener un blog eficiente implica llevar un seguimiento continuo y ser capaz de pasar al plan B cuando los datos no estén a nuestro favor.

La mayor parte de los hoteles utilizan sus blogs fundamentalmente para:

  • distribuir información corporativa, muchas veces de escaso interés para el cliente final como pueda ser el nombramiento de un nuevo director en una cadena hotelera. Siendo honestos, ¿esto a quién realmente importa, al cliente o a la dirección de la cadena?
  • lanzar ofertas y promociones.

El propósito del post de esta semana es ofrecer nuevas ideas que se traduzcan en un valor añadido para el blog de cada hotel:

1. Apostar por nuevos formatos que combinen texto, imágenes y vídeos. Hoy en día es muy fácil tomar imágenes o hacer vídeos cortos con una calidad suficiente para Internet a través de los teléfonos móviles. Estos contenidos multimedia aportarán frescura a tu blog y está comprobado que se traducen en un mayor número de clics y visualizaciones.

2. Deja que tu staff hable del hotel. El cliente merece un trato personalizado y preferirá escuchar todo lo que tienes que ofrecerle de otra persona, no de un ente o de una corporación.

La fidelización pasa por la conversación tú a tú.

3. Deja que otros hablen de ti en lugar de hablar de tu marca. Siempre es más creíble y efectivo contar con un testimonio real de una tercera persona que hacer autopromo.

4. Habla de otros. Recomendar restaurantes, excursiones y otras experiencias locales puede ser muy útil para lograr una mayor viralización de los contenidos.

5. Escribe con sentido del humor. El tono cercano y el humor son una buena combinación que puedes permitirte en el sector viajes y turismo. Un hotel es como una ciudad que funciona las 24 horas del día y eso da para muchas anécdotas. Seguro que tienes muchas cosas divertidas que contar.

6. Premia a quienes interactuan. Ya sea en los contenidos que distribuyas en redes sociales o en el blog, cuando lances ofertas de fidelización no te olvides de tener un detalle para quienes se animan a dar su opinión. Y, en cuanto a los contenidos promocionales, recuerda la regla del 80/20 (20% de promociones frente al 80% de otros contenidos de interés no puramente comercial para tus clientes potenciales).

>> Por nuestra parte, siempre recibimos con alegría las sugerencias que como lector puedas darnos. ¿Hay algún tema sobre el que te gustaría que escribiéramos en nuestro blog? ¡Háznoslo saber!

Image by Christian Schnettelker