Basta con leer los comentarios de los principales portales de reservas de hoteles para hacerse una idea de la relevancia que ha tomado disponer de una conexión WiFi fiable para lograr la satisfacción de los clientes. Disponer de un acceso a Internet rápido y gratuito está considerado uno de los servicios más importantes a la hora de seleccionar un hotel, tanto para viajes de placer como de negocios.

De hecho, la red WiFi es el servicio más importante a la hora de elegir hotel para los españoles, según un reciente estudio de Hoteles.com. El 40% se decanta por la conexión gratuita sin cables a Internet en el momento de reservar su habitación de hotel. Lejos queda (25%) la inclusión de desayuno y más aún (14%) contar con un buen colchón.

Así pues, proporcionar una conveniente conexión a sus huéspedes ya no debería ser un asunto secundario para los establecimientos hoteleros. Muchos clientes no repetirán si el WiFi del hotel falla o si la conexión no es lo suficientemente rápida como para poder trabajar con normalidad. Además, harán pública esta carencia a través de las redes sociales dañando su reputación. El viajero, hoy en día, acostumbrado a obtener Internet en cualquier sitio, no perdona que su hotel entorpezca su acceso a la red.

Para el viajero hiperconectado también es importante que la habitación esté bien dotada de enchufes para conectar y recargar los smartphones, tablets y ordenadores portátiles, compañeros inseparables de sus viajes. No hay nada más engorroso que tener que andar a gatas y experimentar de cerca y a la fuerza el grado de limpieza de una habitación bajo la cama o las mesillas de noche para encontrar un lugar dónde recargar el móvil.

Algunos hoteles han entendido a la perfección la demanda de los viajeros actuales y no solo se han adaptado a sus necesidades, sino que van más allá… Es el caso de Room Mate. La cadena de Kike Sarasola extiende el WiFi gratuito para sus clientes más allá de sus puertas en proporcionándoles un mini router portátil en sus visitas a la ciudad.

En definitiva: el viajero conectado quiere hoteles que faciliten su acceso a la red. Si un hotel no está preparado para ello, casi mejor que apueste por el Digital Detox, un nuevo nicho destinado a las personas que quieren pasar sus vacaciones sin tocar la tablet o el móvil. Estos alojamientos también tienen su público; todo es cuestión de dibujar una buena estrategia de marketing y comunicación hotelera.

Lo que no valen son las medias tintas… Dar un servicio de calidad al viajero conectado, por ocio o por negocios, ha pasado de ser una ventaja competitiva a ser una necesidad. Piensa que cada vez son menos los viajeros dispuestos a renunciar a seguir enviando y recibiendo mails cuando están fuera de casa, o a seguir consultando las redes sociales para informarse y seguir en contacto con sus seguidores y amigos.

Más que una amenaza, la hiperconectividad que se exige a los hoteles es una oportunidad para mantener una comunicación constante con tus clientes. Con una buena conexión y otros detalles como contar con una app propia donde informar al huésped de los servicios que ofreces estarás acercándote a la preciada fidelización hotelera.