El último trimestre del año es una buena época para revisar tu estrategia anual de marketing hotelero, sacar conclusiones y empezar a dibujar un nuevo plan para el año que viene. A poco más de un mes para la Navidad, que coincide con la temporada alta invernal de muchos hoteles, es el momento de echar la vista atrás, valorar errores y aciertos y proponerse nuevos objetivos, a ser posible más ambiciosos que los anteriores, pues los últimos datos en cuanto a pernoctaciones publicados por el INE apuntan hacia una recuperación progresiva que esperamos continúe en los próximos meses.

Un capítulo que debes retomar cuanto antes dentro de tu plan anual de marketing es el emaling. Con el boom de las redes sociales, muchos expertos se atrevieron a afirmar que el email había muerto. Desde nuestra experiencia no podemos defender esta teoría. Muy al contrario, pensamos que cualquier hotel debería contar con una estrategia de email marketing bien planificada y ejecutada, pues el email sigue siendo una herramienta muy potente de fidelización del huésped y una oportunidad única para incentivar ventas cruzadas.

Es por eso que hemos querido dedicar uno de nuestros posts semanales sobre marketing y gestión hotelera al emailing, reuniendo 10 consejos básicos que sería buena tener en cuenta a la hora de planificar tus envíos de cara a la próxima temporada alta:

1. ¿A quién envío mis emails?

Ya hemos hablado de este tema en nuestro blog hace algún tiempo: que ni un huésped vuelva a su casa sin haberte dejado su email. Recuerda los sencillos consejos que te facilitábamos entonces para recoger direcciones de email de tus huéspedes.

2. Respetar las reglas del juego.

Da igual la información que tengas previsto enviarles. Cualquier envío masivo necesita de la autorización explícita del destinatario. Por eso, a la hora de solicitar datos al huésped, es mejor que le preavises y preguntes directamente qué tipo de información prefiere recibir.

3. El poder de la segmentación.

Con las respuestas a la pregunta “¿qué información te interesa recibir?” te resultará muy fácil segmentar tus envíos. Por ejemplo, habrá huéspedes a los que nos les importe recibir ofertas o promociones. Otros preferirán recibir las noticias corporativas relacionadas con tu marca. Otros estarán dispuestos a recibir tus Newsletters mensuales, sea cual sea su contenido.

4. No seas cansino.

Puestos a pedir el feedback del cliente, no olvides preguntarle por la periodicidad en la que le gustaría recibir tu información. Este dato también es muy valioso, pues a partir de la conclusión podrás decidir cada cuánto programar los envíos que tengas en mente. Dos recomendaciones más al respecto:

– elige una periodicidad que puedas cumplir. No causará buena impresión que prometas un boletín quincenal que pase a ser mensual al poco tiempo porque no has podido dedicar más tiempo para generar y preparar el contenido del envío. Es preferible que incrementes los envíos según veas resultados y puedas dedicarles más recursos.

– no canses al huésped con envíos irrelevantes. Recuerda que la calidad está por encima de la cantidad en todos los casos.

5. El contenido es el rey.

Habrás oído esta frase en más de una ocasión… La idea es que envíes información de calidad y de interés para los destinatarios. No mandes solo ofertas. Un mix de contenido promocional/corporativo/de interés para el huésped puede funcionar bien. ¿Que no conoces las preferencias de tus clientes aún? Pues aprovecha la vía del email para pedirles que rellenen un breve cuestionario. Así de fácil.

6. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

No pierdas tu tiempo montando un email interminable. Piensa en el tiempo de lectura que sueles dedicar a cada correo electrónico que recibes. En el contenido, ve al grano.

7. No tiene nada de malo ser bonita.

Pues no. Sobre todo si eres una Newsletter que tiene que competir con otras tantas que quieren destacar en la bandeja de entrada del destinatario. No es tan complicado diseñar un email atractivo. Hay muchísimas plantillas gratuitas que puedes aprovechar.

8. Dime qué tengo que hacer.

En ocasiones, estás tan enfrascado en el texto del envío que se te olvida incluir una llamada a la acción. Antes de enviar pregúntate: ¿cuál es el objetivo de esta campaña? En la respuesta está tu call to action.

9. El asunto del asunto. 

Una de las partes más importantes de tu email es la línea de asunto. Piensa en una frase atractiva, contundente y original, que no caiga en las típicas expresiones de los spammers (como “barato”, “última hora”, etc.), que no sea demasiado larga y que resuma bien el contenido del email. Como vas a segmentar el envío, puedes probar con líneas de asunto diferentes y ver cuál da mejor resultado.

10. Prueba-error y vuelta a empezar.

Revisa los datos relativos a aperturas y clics a los que podrás acceder si haces tu envíos con un programa específico de emailing, saca conclusiones y sigue probando nuevas estrategias para tus próximos envíos. ¡Nunca se deja de aprender con el emailing!

>> ¿Necesitas un empujoncito con tus campañas de emailing?
En HotelManager podemos hacerlo por ti. Sabemos de lo que hablamos; contáctanos y te prepararemos un presupuesto personalizado sin compromiso.

 

Foto: Zero Email, by Atos en Flickr