Al igual que hay una gran diferencia entre “gustar” y enamorar, tener una clientela fiel no es exactamente lo mismo que contar con prescriptores de nuestro hotel. Para cualquier marca, la línea entre pasar inadvertida y ofrecer una propuesta de valor digna de ser comentada, compartida y viralizada es muy fina y depende, en primera instancia, de la calidad del servicio que estemos ofreciendo.

Antes de comenzar a planificar cualquier acción con prescriptores de tu marca, conviene revisar de qué estamos hablando.

¿Qué es un prescriptor de marca?

Dentro de la disciplina del marketing online un prescriptor es toda aquella persona capaz de influir a través de sus comentarios y valoraciones en la opinión que otras personas tienen sobre una marca o en su predisposición para comprar un determinado producto o contratar un servicio.

En el tejado de cada hotel queda identificar quiénes son sus prescriptores aunque, en líneas generales, en nuestro sector podemos apuntar como prescriptores a…

  •  huéspedes
  • staff del hotel
  • canales de distribución: agencias, turoperadores
  • otros stakeholders del sector viajes a nivel local como pueden ser las oficinas de información turística.

¿Prescriptor o influencer?

Es bastante común usar los términos influencers y prescriptores como si fueran sinónimos, aunque estrictamente no lo sean. Sin pretensión de entrar en discusiones terminológicas, dentro de los planes de marketing online que realizamos para alojamientos de todo tipo solemos distinguir ambos conceptos, entendiendo que un prescriptor recomendaría un hotel cuando es un cliente satisfecho, mientras que un influencer es un especialista reconocido dentro del sector al que siguen muchas personas y que prescribe para obtener un beneficio o bien ejerciendo su actividad profesional.

Los influencers a los que los equipos de comunicación y marketing de los hoteles pretenden llegar son:

  • bloggers de viajes
  • críticos hoteleros
  • periodistas muy especializados
  • famosos/as

Muchos establecimientos pequeños o independientes no tienen un presupuesto de marketing tan elevado como para poder llegar a un acuerdo con un famoso, por poner un ejemplo… Y si bien es cierto que casi siempre se puede tratar de llegar a un acuerdo “intermedio”, nuestra recomendación es valorar bien hasta dónde merece la pena llegar y establecer una estrategia para ganar prescriptores realista y adecuada a las características y a la realidad de cada empresa hotelera.

No existe una única fórmula mágica aplicable a todos los hoteles, pero sí está más que demostrada la ecuación

cuidado de los detalles + excelencia en el servicio = más prescriptores del hotel.

El éxito está asegurado si se une a un programa de fidelización actualizado, que responda a las necesidades del cliente móvil e incentive los comentarios y recomendaciones online del huésped.