La automatización del proceso de registro y recepción de los huéspedes supone una ventaja tanto para el hotel como para el cliente. Así lo afirman los establecimientos que apostaron en su día por las distintas tecnologías que permiten hacer check in online.

Ya pasaron los tiempos en los que el turista era reacio a facilitar sus datos rellenando un formulario online durante el proceso de reserva. Ahora el sector se enfrenta más bien al desafío de responder a la inmediatez que exige el turista móvil y aún así ofrecer una experiencia de check in efectiva, amigable y lo más personalizada posible.

El auto ckeck in revolucionó primero el sector aéreo y se aplicó posteriormente, de forma progresiva, a la hotelería, eso sí, en una versión más light, pues existía la preocupación de que la automatización no fuera compatible con la liturgia de recepción del viajero.

En efecto, la experiencia del cliente a su llegada a un hotel es uno de los momentos críticos del servicio hotelero. Y sí, también en este sector se puede afirmar eso de que “la primera impresión es lo que cuenta”.

 

check_in_no-express

Para optimizar este proceso, cadenas hoteleras y hoteles independientes han ido incorporando diferentes soluciones. Repasemos rápidamente algunas de ellas:

  • Sistemas de reserva online que obligan a escanear el documento de identidad como parte del proceso inicial. El usuario debe escanear su documento identificativo por sus propios medios además de realizar el pago online.
  • Instalación de máquinas de auto check in, de modo que el espacio de recepción se anula completamente, hasta el punto de que el viajero no interactúa con ninguna persona a su llegada al hotel. Cadenas low cost de hoteles a pie de carretera y en el extrarradio de las ciudades, como puede ser Formule 1, fueron pioneras en la instalación de estas soluciones con el propósito de reducir gastos de gestión.
  • Pantallas táctiles o tablets situadas en el vestíbulo del hotel desde las que el viajero valida el registro tramitado previamente online.
  • A medio camino entre la figura de un recepcionista y una máquina de auto check in, ya hay hoteles que están experimentando con la robótica. Si Aloft fue la primera marca en incorporar un mayordomo androide para atender su servicio de habitaciones, ya hay hoteles japoneses que planean integrar en breve robots en su staff de recepción que se ocuparían de las tareas que no aportan un valor agregado, como puede ser el proceso de identificación del huésped.
  • Apps hoteleras que el cliente se descarga en su smartphone y que permiten realizar la reserva de la habitación y acceder a otros servicios adicionales que el establecimiento ofrece a sus clientes.

Tal vez sea esta última opción la que plantea una experiencia de check in express más auténtica, personalizada y cómoda para el viajero.

En este caso, la rapidez del check in queda garantizada si la app incorpora además funcionalidades que permiten la identificación previa a la llegada del huésped como la que se presenta en el vídeo que hemos generado para los hoteles que ya usan la app personalizable desarrollada y comercializada por Hotelmanager bajo el proyecto #ningúnhotelsinapp.

En menos de 1 minuto, el incómodo trámite de la identificación del cliente queda solucionado. El hotel ya puede cumplir con lo requerido por la ley y el huésped se evita las esperas frente al mostrador de recepción.

¿Qué te parece esta alternativa para ofrecer un check in realmente express?